Rebirthing, respira para crear tu vida

rebirthing

Rebirthing (Renacimiento) fue descubierto por Leonard Orr en 1962, desarrollándose gradualmente entre los años 1962 y 1976, hasta convertirse en una técnica terapéutica profesional, organizada y estructurada,

El Rebirthing-Breathwork es una poderosa herramienta de auto-conocimiento, sanación y evolución personal, que asocia la práctica de una técnica ancestral de respiración, la respiración consciente y conectada, el ejercicio del poder creativo del pensamiento, y la purificación espiritual, resultando un trabajo combinado entre energía y consciencia.

-La respiración consciente y conectada. Consciente porque la persona dirige su ritmo respiratorio y conectada porque no deja pausa entre la inhalación y la exhalación.

-La Psicología espiritual o Pensamiento Creador y psicologia perinatal: Basada en la creencia de que nuestros pensamientos atraen y crean las experiencias que tenemos en nuestra vida. Nos propone distintos ejercicios y herramientas para modificar nuestras estructuras y patrones mentales.

Purificación con los Elementos: Tierra, Agua, Fuego y Aire. Limpiar y purificar nuestro cuerpo energético con la ayuda de los cuatro elementos.

Su propuesta es explorar y sanar a través del Rebirthing la relación con uno mismo, la relación con el otro, y la relación con el Todo: un hacia adentro, liberándonos de nuestras ataduras y descubriendo nuestro potencial, para aprender a amarnos, a expresar nuestro verdadero ser y a re-conectarnos profundamente con la Vida. Destaca su enfoque en las memorias emocionales del guión natal, del momento de la concepcion hasta el nacimiento, lo que se conoce en renacimiento como trauma de nacimiento, de para desvelar en este, el origen de muchos patrones de nuestra vida.

Siendo niños no solo respirábamos con toda nuestra capacidad respiratoria sino que además estábamos en contacto directo con nuestra verdadera esencia y nuestra fuente de alegria y energía. Con el paso del tiempo y debido a las represiones de los padres, la educación, la sociedad y la cultura en su conjunto, el niño trata de contener sus emociones. La manera de hacerlo es conteniendo el aliento, reduciendo así la cantidad de aire que entra en los pulmones, hasta reprimir las emociones y convertirlas en bloqueos y tensiones, inhibiendo así su manera natural de respirar.

Llegados a la edad adulta, la gran mayoría de las personas han bloqueado su mecanismo respiratorio, respirando lo mínimo para sobrevivir, lo cual produce una desconexión consigo mismo y con su cuerpo. Por desgracia apenas tomamos conciencia de la importancia de la respiración.

La respiración es nuestro primer alimento, respiramos los 24 horas del día. Obviamente es tan importante o más respirar bien que comer bien. La respiración es la base de la salud, es nuestra fuente principal de nutrición y eliminación.

El renacimiento enseña como recuperar la respiración libre, también llamada respiración intuitiva energética, que teníamos de pequeños. En realidad, no se trata tanto de hacer, sino de ir deshaciendo los bloqueos acumulados. Esto nos permite llegar al objetivo principal de la respiración energética, que es desbloquear el mecanismo respiratorio. A través de la respiración conectamos con la energía, haciendo que se liberen y sanen los bloqueos, traumas, tensiones y miedos que hemos acumulado a lo largo de nuestra vida y que han quedado grabados en nuestra memorias emocional, energética y celular. para poder vivir una vida más satisfactoria, sintiendo más confianza en nosotros mismos y en el universo, recuperando de esta manera nuestro contacto natural con la fuente de vida.
Al mejorar la respiración, también mejoran nuestra salud y nuestro nivel de energía, ya que la sangre fluye mejor y nuestros tejidos, órganos y cerebro reciben mas oxígeno. Nos permite también deshacernos de grandes cantidades de estrés que hemos ido acumulando a lo largo de los años.

Otro de los objetivos principales de una sesión de renacimiento es la Integración. El momento en el que aquellas emociones y sentimientos desagradables y tensiones que hayan podido aparecer durante la respiración desaparecen para dejar paso a una profunda paz y relajación. Es en este momento donde, como su nombre indica, podemos integrar de manera armoniosa todo lo que ha salido a la superficie, disfrutando además de todos los beneficios que el trabajo con la respiración energética nos ofrece:

A nivel físico: Una profunda relajación y tranquilidad. Además, limpiamos el cuerpo de toxinas
A nivel emocional: liberamos las emociones contenidas o reprimidas, integrándolas, lo que nos lleva a sentirnos más en paz y armonía con nosotros mismos.
A nivel mental: Nos aporta una gran claridad mente. Reconocemos y transformamos creencias y pensamientos limitantes que nos impiden tener éxito en la vida, mejorando nuestras relaciones y desarrollando nuestras habilidades y nuestro potencial como seres humanos.
A nivel espiritual: Nos conecta con el Ser Divino que somos, ofreciéndonos un nuevo concepto sobre Dios y la espiritualidad.

El trabajo con el Pensamiento Creador nos ayuda a ir reconociendo y cambiando las falsas creencias y condicionamientos negativos, los patrones psico-emocionales que ya nos nos sirven y que hemos ido adquiriendo desde el momento mismo de la concepción hasta la edad adulta. Dentro del trabajo de renacimiento se reconocen 9 grandes traumas o inhibidores de la felicidad: el trauma de nacimiento y memorias de la primera infancia, el síndrome de desaprobación parental, la mentira personal y los negativos específicos, el trauma de la escuela, la represión de lo femenino, el impulso inconsciente de muerte, las vidas pasadas, la senilidad y el trauma religioso.

El Renacimiento se trabaja en ciclos de diez sesiones, idealmente una sesión semanal, durante diez semanas seguidas, aunque también pueden realizarse cada quince días. Una vez realizado un primer ciclo de 10 sesiones, normalmente la persona puede empezar a respirar por si misma sin la necesidad de un renacedor. También terminado este primer ciclo, la persona puede realizar ciclos de tres sesiones y/o iniciar las respiraciones en agua fría, templada o caliente, que nos conectan directa y profundamente con distintos bloqueos o traumas, como el trauma de nacimiento o el impulso inconsciente de muerte. Puede también realizar sesiones aisladas o bien seguir realizando ciclos de diez sesiones cuando lo considere necesario.

Una sesión de renacimiento consta de dos partes, una primera parte de dialogo terapéutico basada en la psicología espiritual y perinatal, en la que junto al renacedor, la persona repasa y toma consciencia de cuales son los principales bloqueos y los patrones se que repiten en su vida. En esta parte generalmente se realiza un trabajo profundo con el trauma de nacimiento y se recomiendan ejercicios a realizar. La segunda parte consta de la respiración energética, esta es una experiencia intensa a través de la cual se inicia un viaje a la toma de contacto profundo con el ser, se genera una liberación emocional intensa, un desbloqueo energético gradual además de el proceso físico mismo de desbloqueo del mecanismo respiratorio. Durante la respiración el renacedor acompaña y guía a la persona en la respiración, realizando las indicaciones necesarias para su correcta realización.

No existen contraindicaciones, cualquier persona de cualquier edad y condición puede realizar rebirthing, incluso enfermos, embarazadas y ancianos, adaptándolo a sus necesidades específicas pueden disfrutar de esta maravillosa técnica.

Guardar

Guardar

Guardar

2017-06-03T11:54:33+00:00