Jen Caicedo

Jen Caicedo 2019-04-29T18:56:11+00:00

Descubrí el mundo de las terapias por casualidad en el año 2010. A la edad de 19 años el mundo del Tantra ya me interesaba, había leído un par de libros, pero me encontraba cursando mi penúltimo año de fotografía en Madrid y no me imaginé nunca que llegaría hasta aquí, a vivirlo y a experimentarlo como filosofía de vida, a tomarlo como mi herramienta para conectar conmigo misma y con los demás desde la verdad y el amor. Fue un año después cuando empecé a practicarlo, entre meditaciones, yoga y masaje fui aprendiendo a desenvolverme en este arte, a abrir nuevos caminos en mi vida, aprendiendo a vivir una vida mas consciente. Seguí como practicante, trabajando como masajista en Bindu S.L. en Madrid, poco después me mudé a Barcelona, donde seguí mi formación y mi practica con el Tantra, empece a trabajar en varios lugares atraves de los años, aprendiendo de varias fuentes y luego empecé a profundizar mas en el yoga, me convertí en una practicante de Yoga Kundalini y poco después empece con la formación de profesora de Yoga Kundalini en 2012. A pesar de ya saber la técnica del masaje Tantrico y de practicarla, quise explorar mas y tener mas herramientas, en el año 2014, mientras empezaba a trabajar por mi cuenta como masajista tantrica, hice talleres de Shiatsu, Ayurveda Abhyangam Marma y por ultimo, a principios del año 2017 comencé a cursar un máster de terapia y entrenamiento ManuVision, el cual considero una herramienta muy completa, con la cual he ido creciendo estos ultimos dos años, tal vez de una manera mas practica, por que me ha enseñado a simplificar la vida, a trabajar desde la tierra, desde el cuerpo para ascender a lo etereo y magico, de hecho, tal vez haya sido el cumulo de todo este gran aprendizaje que me ha enseñado a empatizar con el dolor de los demás y a acompañar en el camino a mucha gente, a vivir la vida intensamente, a crecer como persona, aunque todavía queda mucho por trabajar, a mis 29 años, siento que estoy en el camino correcto y estoy muy agradecida por eso.

Ahora bailo con el alma, toco música con el alma, canto con el alma y doy amor con el alma cada vez que alguien viene en busca de ayuda. Me considero una mujer sanadora, dadora de amor, cuidadora y abierta a la vida. Sigo con mi camino y espero poder ayudar a quien lo necesite, siempre con los brazos abiertos y con mucho amor y respeto.

Contacto: 646 507 297

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies. Puede obtener más información en nuestra política de cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar